PILATES: llegar más allá del cuerpo y la mente

El centro de energía del método Pilates

Los músculos abdominales protegen la columna vertebral, nos ayudan a respirar mejor y facilitan la flexión del tronco, por eso es tan importante mantenerlos fuertes. De hecho, unos músculos abdominales en forma evitan, entre otras cosas, dolores y lesiones lumbares, muy frecuentes debido a los movimientos que hacemos en nuestro día a día (sentarnos, poneros de pie, comer en exceso…). Una manera excelente de trabajar estos músculos es practicar Pilates.

El propio creador del método, Joseph H. Pilates, tenía muy claro que tanto los músculos abdominales, como los glúteos, como los músculos de la zona lumbar son los motores de nuestro movimiento corporal, y por eso los llamaba el “centro de energía”.

Más allá de sentirnos a gusto con nuestro cuerpo y lucir una buena figura, queda claro que los objetivos de practicar ejercicios de Pilates son fortalecer nuestro centro de energía, mantener la espalda fuerte y equilibrar nuestro sistema óseo.

Pilates

Concentración: Para practicar los ejercicios de pilates es necesario que la persona este totalmente concentrada en lo que hace, no debe pensar en situaciones diferentes, más solo en el ejercicio.

Control: El Método Pilates se realiza basado en  el control muscular. Así mismo, el control mental es básico y es dado gracias al principio anterior de concentración.

Precisión: Este principio se obtiene gracias al control que requiere cada movimiento, es clave que cada ejercicio del método pilates se realice correctamente para que cumple su objetivo.

Fluidez de movimiento: En estos ejercicios no existen los movimientos aislados o estáticos, sino que los movimientos son combinados y se deben realizar fluidamente de forma natural.

Respiración: Es clave respirar correctamente durante el método pilates. La respiración siempre va coordinada con cada movimiento. Una buena respiración ayuda a controlar los movimientos y facilita la estabilización y la movilización de la columna vertebral y las extremidades.

Centralización: Pilates crea la idea del centro de energía, que es punto donde se concentra toda la energía para realizar los ejercicios del método al que llamo “Powerhouse”. Se encuentra en  la parte inferior del tronco. Por ello, los ejercicios del método Pilates se inician en los músculos que constituyen el powerhouse: músculos abdominales, lumbares, de las caderas y de las nalgas. 

Algunos de los principales beneficios del método Pilates son:

Mejora el tono muscular fortaleciendo y tonificando el cuerpo sin aumentar el volumen de masa muscular.

Aumenta la flexibilidad y la agilidad

Mejora el equilibrio y la coordinación de movimientos

Mantiene o corrige la postura, así como hábitos posturales incorrectos.

Previene y rehabilita lesiones del sistema músculo-esquelético.

Mediante la respiración y la concentración se logra un estado de relajación global permitiendo con ello eliminar el estrés y las tensiones musculares.

Mediante la integración cuerpo-mente consigue aumentar la autoestima y el conocimiento del propio cuerpo lo que da un bienestar integral.

Aporta gran vitalidad y fuerza permitiendo minimizar el esfuerzo para realizar más fácilmente tareas cotidianas u otro tipo de deporte.

¿Qué hace pilates en el cuerpo?

Resultado de imagen del método pilates y su energía

Es una disciplina que se basa en el desarrollo de los músculos internos que ayuda a mantener el equilibrio corporal y que da firmeza y fortalece la columna vertebral. Por eso mismo, el pilates es un método que se suele utilizar para rehabilitación, curar el dolor de espalda o corregir la posición corporal.

Ángel Buitrago

Pages:
Edit