PILATES: La mejor vacuna para el cuerpo y la mente

Realizar ejercicio físico es muy beneficioso para todos nosotros por muchos motivos, algunos son físicos y otros, psicológicos. Por ejemplo, puede ayudarnos a calmar nuestra ansiedad, a desconectar de nuestros problemas y a sentirnos mejor con nosotras mismas.

También mejora nuestra salud consiguiendo que sistemas como el muscular, respiratorio, circulatorio o inmunológico funcionen mejor. Nos ayuda a dormir mejor por las noches y a sentirnos más felices tras el entrenamiento.

Si a pesar de esto todavía necesitas motivos para llevar una vida más activa seguro que los beneficios que aporta a nuestro cuerpo pueden convencerte porque es clave a la hora de tonificar nuestros músculos y así cambiar nuestra figura.

Además, si te has decidido a entrenar y el pilates es tu elección, conseguirás mejorar tu postura, aliviar muchos dolores musculares y hasta crecer. Te contamos cómo el pilates puede convertirse en el mejor aliado de tu cuerpo.

Aunque con el paso de los años ha ido evolucionando y cambiando, sus bases siguen siendo claras y tiene seis principios. La importancia de la respiración, que siempre está coordinada con el movimiento que estás realizando, pero también la concentración en lo que estamos haciendo.

Hay muchos motivos para practicar pilates de forma habitual, uno de ellos es sin duda que nos permite trabajar el cuerpo y entrenar sin riesgo de hacernos daño o producir lesiones por ser una actividad sin impacto.

Es una actividad que permite oxigenar el organismo lo que acelera el metabolismo y ayuda a eliminar toxinas, mejora el gasto energético y el consumo de calorías, por lo que también puede ayudarnos a perder peso, pero sobre todo a moldear nuestra figura tonificando los músculos.

Aporta fuerza y flexibilidad, pero, sobre todo, trabaja los músculos de la espalda y el abdomen lo que se traduce en una mejora postural, con esto conseguiremos sentarnos más rectos y caminar más erguidos y tener una apariencia más elegante.

Los ejercicios de pilates extienden el cuerpo, fortalecen la espalda y estiran los músculos lo que hace que nuestra postura corporal sea mejor, dando apariencia de haber crecido unos centímetros. No son malos motivos para empezar a practicarlo.

Es importante que conozcas las consecuencias que tiene estar 8 horas sentado en una silla para tu organismo y las posibles complicaciones que puede causarte a largo plazo. Seguro que estás a tiempo de levantarte de la silla y empezar a practicar pilates.

Ángel Buitrago

Pages:
Edit